Noticias de cultura y sociedad
Calor y deporte al aire libre: toma precauciones
Agosto, 2019

Consejos para disfrutar de las vacaciones sin preocupaciones

"Diez claves para cuidarte por dentro y por fuera en verano "

Con el verano cambia todo: el ritmo, las costumbres, los horarios y la alimentación. Esta situación puede volverse en contra, ya que relajarse en exceso puede afectar a la salud, algo que no gusta a quien ha decidido tomarse unos días de descanso para disfrutar de las vacaciones. Por eso, es aconsejable seguir una serie de medidas preventivas para evitar tener, después, un mal recuerdo.

Protegerse del sol

Uno de los principales problemas del verano es el aumento de las temperaturas y la exposición al sol. Los expertos recomiendan preparar la piel semanas antes y evitar exponerse al sol en las horas centrales del día. Tampoco hay que olvidar el protector solar de factor 30 o superior, depende del tipo de piel. Además, se tiene volver a aplicar cada dos horas. Por otro lado, el cabello es una de las partes del cuerpo más castigada debido al agua del mar y de la piscina, ¡hay que cuidarlo para que no se reseque!

La hidratación

Hidratarse aunque no se tenga sed. El cuerpo suda más de lo normal y es muy importante reponer líquidos. Para hacerlo se tiene que beber, como mínimo, entre 2 y 3 litros de agua al día y tener máxima atención con los menores y los ancianos, ya que son más propensos olvidarse que tienen que beber. Y hay que hacer un uso moderado de las bebidas alcohólicas, porque contribuyen a la deshidratación.

Dieta saludable

Las frutas y las verduras son buenos aliados cuando el calor aprieta. Tienen un alto contenido en agua y vitaminas. Además, facilitan la hidratación. Así pues, aunque en verano apetece menos cocinar, hay que evitar la comida rápida y pesada. Un rico gazpacho y un batido de fruta natural es una combinación perfecta y refrescante.

Ropa fresca

Elegir bien los tejidos y no utilizar la ropa ceñida es la primera norma para la comodidad. Colores claros y conjuntos holgados mejoran la circulación de las piernas y evitan la retención de líquidos.

Calzado cómodo

Durante el viaje es recomendable utilizar tanto ropa como calzado cómodo, eso evitará que los pies se hinchen. Se debe prevenir la aparición de callos, ampollas o rozaduras y esto solo se puede conseguir si se hace una buena elección con el calzado.

Las picaduras

Los mosquitos son los insectos más odiados del verano. Aunque no siempre se puede escapar a sus picaduras, hay que intentar prescindir de colonias o aromas demasiado dulces o intensos, ¡son los que más atraen su atención!

Cambio ropa de baño

Atención a la ropa mojada. A veces pasa desapercibida, pero lo cierto es que es importante cambiarse nada más sea posible, ya que la ropa húmeda puede provocar un crecimiento de bacterias que puede derivar en una cistitis.

El botiquín

Tanto si se padece una enfermedad crónica como si no, hay que preparar en la maleta un botiquín básico con los productos esenciales: analgésicos, antidiarreicos, agua oxigenada o gasas.

Las enfermedades tropicales

Si las vacaciones son en países exóticos es recomendable tomar todo tipo de precauciones antes de viajar, prestar mucha atención cuando se está en el lugar y avisar a los médicos una vez se ha vuelto.

¡Ejercicio!

Que sea verano no quiere decir que no se pueda hacer una actividad deportiva. Solo hay que tener precaución a las horas que se realiza, pero ayuda a mantenerse activo en la temporada que más tiempo libre se tiene.

 

NOS GUSTAN